Este sitio está dirigido a residentes de América Latina de habla hispana.
Este sitio está dirigido a residentes de América Latina de habla hispana.

Informa a tu médico de los efectos secundarios

Si tienes alguna pregunta sobre los posibles efectos secundarios de los tratamientos para los TNE, pide más información a tu médico. Si experimenta efectos secundarios graves o intolerables, tu médico puede cambiar el tratamiento o prescribir alguna medicación para aliviar estos síntomas.

Consulta la sección de TNE y trabajo en este sitio web para conocer cómo algunos ajustes de tu horario de trabajo pueden ayudar a manejar el impacto de algunos efectos secundarios del tratamiento.

Manejo de la ruborización de la piel

La ruborización o el enrojecimiento de la piel es un síntoma muy común del síndrome carcinoide y puede presentarse como una coloración roja o púrpura que aparece repentinamente en la cara, el cuello o el tronco. Estos episodios de rubor también pueden ocurrir en las piernas. Pueden durar desde aproximadamente 30 segundos hasta 30 minutos. En las personas con TNs es más probable que la ruborización de la piel sea “seca” (sin sudoración), a diferencia de otras condiciones, como la menopausia, que causan ruborización “húmeda” (con sudoración).

Evita los detonantes de la ruborización

La ruborización en las personas con TNE puede ser provocadas por emociones o situaciones estresantes, por ciertos alimentos o por el alcohol, la cafeína o los líquidos calientes. Generalmente debes evitar detonantes tales como:

  • Alcohol
  • Comidas abundantes
  • Alimentos picantes o irritantes
  • Alimentos que contengan triptófano (por ejemplo, vino tinto, chocolate) y serotonina (por ejemplo, los plátanos)
  • Estrés o situaciones particularmente perturbadoras a nivel emocional

Cómo controlar la ruborización

Las siguientes sugerencias pueden ayudar a disminuir el número de episodios de rubor o ayudar a manejarlos:

  • Suprime las bebidas con cafeína, como el café y el té, y deja de fumar para eliminar la nicotina
  • Conserva tu habitación fresca; utiliza un ventilador si es necesario
  • Rocía tu cara con un atomizador de agua fresca
  • Utiliza ropa ligera que pueda retirarse fácilmente
  • Utiliza ropa de cama en “capas”  que puedas retirando según sea necesario
  • Utiliza ropa de fibras naturales, como la seda o el algodón
  • Consume bebidas frías o heladas
  • Toma una ducha o baño con agua tibia, no caliente

Algunos medicamentos como los antidepresivos también pueden empeorar los síntomas. Hable con su médico para ver si debe evitar algunos tratamientos, pero no deje de usar medicamentos sin su recomendación.

Manejo de la fatiga

La sensación de agotamiento y falta de energía para las actividades cotidianas (fatiga), es el efecto colateral más común del tratamiento para los TNE. El agotamiento puede variar de leve a grave y generalmente es peor durante el tratamiento.

Algunas personas que viven con TNE también experimentan cansancio y fatiga graves después de terminar el tratamiento. La fatiga también puede afectar tus emociones, tus relaciones, tu trabajo y otros aspectos de tu vida, por lo que es importante reconocerla y procurar manejarla.

Habla con tu médico sobre la fatiga y de cualquier problema que pueda perturbar tus patrones de sueño, como la depresión, la ansiedad y el estrés. Prueba algunos de los siguientes cambios para ayudar a encontrar un buen equilibrio entre actividad y descanso.

Administra tu energía y planifica tus actividades

Es útil llevar un registro de los episodios de fatiga o consancio y evaluar tu nivel de energía diario o varias veces por semana. Notarás que tienes más energía en ciertos momentos del día:

  • Planea hacer cosas a la hora en que tu cansancio sea menos intenso
  • Distribuye las tareas cotidianas,  como las labores domésticas o el trabajo profesional, durante un período más largo fraccionando una actividad larga o que requiere más tiempo y esfuerzo en varios horarios alternos
  • No olvides llevar contigo suministros y el equipo necesario para realizar tus actividades
  • Pide a familiares o amigos que te ayudan con algunas labores domésticas, el cuidado de los niños o las mascotas, o con las compras en el supermercado
  • Planifica actividades o salidas a lugares donde puedas sentarte a descansar

Mejora tus hábitos de sueño

Alivio del dolor debido a los TNE

Algunas personas con TNE pueden experimentar dolor en los órganos donde están sus tumores y a su alrededor. El dolor también puede ser un efecto secundario de algunos tratamientos para TNE.

Si además del dolor inherente al propio tumor y al tratamiento, estás teniendo dificultades emocionales puede ser más difícil manejar el dolor. Consulta a tu médico para que evalúe la necesidad de indicarte algún tratamiento para el dolor u otras opciones no medicamentosas que ayuden a disminuir tu malestar.

¿Cómo puede ayudar el ejercicio?

El ejercicio podría parecer lo último que desee hacer alguien que vive con TNE, sobre todo cuando puede sentirse constantemente cansado. Sin embargo, la ciencia ha demostrado que el ejercicio es una de las mejores maneras de mejorar los niveles de energía y ayudar a aliviar la fatiga en pacientes con cáncer.

Estudios en mujeres con cáncer de mama muestran que el ejercicio regular puede fortalecer su resistencia al cáncer e incluso ayudar a prolongar la vida. En entrevistas, algunos pacientes con TNE también han comentado que mantenerse activo les ha hecho sentirse físicamente más fuertes y saludables.

Motívate a  llevar una rutina de ejercicios en grupo. Esto también puede ayudarte a hacer nuevos amigos y compartir sus objetivos de ejercicio.

Los beneficios del ejercicio incluyen:

  • Más energía y menos fatiga
  • Mejor apetito
  • Dormir mejor
  • Músculos más fuertes
  • Sensación de bienestar
  • Menos depresión y ansiedad

Ronny, Viviendo con TNE

“El ejercicio para mí también es salir y trabajar en el jardín y cortar el césped; caminar a las tiendas o al consultorio en vez de conducir.”

Conoce la historia de Ronny >

Encuentra actividades de ejercicio en tu localidad

Habla con tu médico antes de comenzar cualquier actividad o programa de ejercicio nuevo. Para encontrar o iniciar un programa, solicítale que te derive con a un fisioterapeuta, un terapeuta ocupacional, un especialista en ejercicio físico o un especialista en rehabilitación o fisiatra.

Investiga más información sobre las actividades para ejercitarte:

  • Busca en Internet en sitios confiables
  • Visita bibliotecas, centros de salud y centros comunitarios
  • Consulta periódicos y revistas locales

Inicia un programa de ejercicios que se adapte a ti

  • Elige una actividad divertida que disfrutes
  • Empieza con una baja intensidad. Comienza con ejercicios ligeros, como caminar, nadar, montar bicicleta o hacer pilates
  • Encuentra una actividad grupal con personas de edad similar o nivel parecido de aptitud
  • Avanza gradualmente a tu propio ritmo, aumentando la cantidad y la dificultad del ejercicio
  • Toma recesos y para el ejercicio si te sientes adolorido, con calambres o sin aliento
  • Si 30 minutos continuos de actividad resulta demasiado al inicio, fracciónales en sesiones cortas de 5 a 10 minutos

Técnicas de relajación

Si vives la vida con celeridad, puedes tener dificultades para relajarte y manejar el estrés. Sin embargo, es importante que tomes en serio encontrar momentos de tranquilidad y considerar disminuir el ritmo que acostumbras, principalmente en los momentos más difíciles que se presentarán durante la evolución de tu enfermedad.

Las actividades relajantes llamadas intervenciones mente-cuerpo pueden ayudar a:

  • Disminuir el nivel de estrés
  • Disminuir la fatiga
  • Desechar patrones mentales y “basura mental”
  • Lidiar con las emociones difíciles

Aprender a relajar tu cuerpo y tu mente también puede ayudar sentirte bien y con más control de tu situación. Esto puede tener un efecto positivo en tus pensamientos. Te sentirás más tranquilo y más capaz de pensar  de manera práctica en los problemas.

Técnicas de relajación que puede probar:

  • Relajación física
  • Meditación
  • Yoga
  • Atención plena
  • Tai Chi
  • Terapia musical
  • Masaje

La mejor manera para encontrar un profesor o un curso para conocer sobre este tipo de actividades de relajación es la recomendación personal de alguien en quien confíes. Pídele a tu médico que te refiera a un fisioterapeuta, terapeuta ocupacional o trabajador social que pueda proporcionarte detalles sobre estas clases o cursos o incluso para que te diseñen un plan de actividades de relajación personalizado. Pedir consejos a los miembros de grupos de apoyo a pacientes es también una buena idea.

Investiga más información sobre clases de relajación en tu localidad:

  • Busca en Internet, pero asegúrate que las fuentes sean confiables
  • Visita bibliotecas locales, centros de salud y centros comunitarios
  • Consulta periódicos y revistas locales

Helen, Viviendo con TNE

“Procura llevar una vida sana con una buena dieta y ejercicio. Si es necesario, pídele a tu especialista que te refiera a un nutriólogo.”

Conoce la historia de Helen >

Etiquetado:

Sugerencias prácticas y herramientas

Siga este tema

Califica este contenido

No votes yet.
Please wait...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.

Encuentra el apoyo que necesitas

NET patient support groups

Grupos de apoyo a pacientes

Los grupos de apoyo a pacientes para personas que viven con tumores neuroendocrinos (TNE) suelen brindar apoyo social y emocional

Grupos de apoyo a pacientes

Aprende sobre los TNE

Conoce más sobre los diferentes tipos de tumores neuroendocrinos: 1)tumores carcinoides, 2) tumores gastrointestinales, 3) tumores pancreáticos, 4) tumores pulmonares, y sus síntomas

Aprende sobre los TNE

Usamos cookies para garantizar que te brindaremos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Haz clic aquí para conocer mas información.
Ipsen
Este sitio web ha sido desarrollado por Ipsen en colaboración con personas que viven con TNE y con  médicos expertos en el cuidado de personas con TNE. Ipsen desea agradecer a todos ellos por sus valiosos conocimientos y por compartirnos su historia. Los nombres utilizados en este sitio web no son necesariamente nombres reales. Visita www.ipsen.com para obtener más información acerca de nosotros. Diseño y desarrollo de sitios web por Kanga Health Ltd.